Vivir con prisa

  • por

¿Cuántas veces has ido corriendo de un lado para otro sin saber a dónde vas ni a qué has ido?, y sin llegar a valorar si necesitaba ir de prisa o si podría haber hecho lo mismo a otro ritmo.

¿Te has parado a calcular cuánto tiempo ganas cuando vas a toda velocidad?; Yo sí y te confirmo que la mayoría de las veces, ir deprisa no implica caminar más rápido o pensar de forma más ágil. Significa estar y sentirse internamente acelerada.

Así he vivido yo durante unos 10 años, a toda velocidad, viviendo en la “prontomanía”, dar soluciones y contestaciones inmediata, hacer las tareas y/o actividades en el menor tiempo posible y con esa sensación de no respirar, de estar siempre conectada y de ir corriendo de un sitio a otro, y a que conclusión llegue a mala gestión del tiempo, a vivir sin foco y con desequilibrio por no permitirme vivir en el “aquí y ahora”.

Te suena vivir en el futuro constantemente ir a 200km/hora (en tu mente y en tu cuerpo), sentir que el descanso es estar perdiendo el tiempo , es decir un constante estar haciendo cosas, con prisa y hacer todo rápido era mi estilo de vida, llego el Covid 19 y este me ayudo a dejar de pisar el acelerador y empezar a usar los frenos , dándome cuenta que hacer cientos de cosas por minuto y no disfrutarlas era como no hacer nada, y quiero compartirte las herramientas que me han funcionado y espero que te funcionen a ti también.

-Ponerme limites en los horarios

-He aprendido a ser mas asertiva y decir “No”

-Aprender y Entrenar la desconexión de las redes y la conexión conmigo misma

-Dejar a un lado la perfección y permitirme cometer errores

-Fluir en el “Aquí y ahora”

-Respirar y Moverme de forma consciente

-Probar a hacer las mismas cosas en mayor tiempo

Sabes de ¿Quién dependía ir a esa velocidad?. Era yo la que me exigía.

¿Iniciamos septiembre, nuevos hábitos, nueva temporada, te invito a revisar a qué velocidad vas por la vida?, me encantara saber y leerte si resuena contigo este “Vivir con prisa”

Decía Gilbert Keith Chesterton “Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *